Tuesday, April 22

Aujourd'hui, maman est morte.

Camus me vendió en algún zoco marroquí y allí empecé a ser menos él y más yo. Supongo que, de alguna manera, valió la pena todo aquello. Morir, lo que se dice morir, no morí. Ni tampoco lo hizo mamá. Camus me mintió una vez más. Pero yo sí pisé el freno.

Me desperté con la marca de la almohada en la mejilla derecha. Recordé que te habías ido mucho tiempo atrás. Apenas me había levantado y creí oír el teléfono sonar. Rachid. -mi compañero de piso-. Al otro lado del delgado tabique, Rachid hablaba en un acelerado árabe, pero sus palabras las sentí tan lejanas como tu voz. Sabía que si miraba el mar, a lo lejos, podrías verme. Olvidé demasiadas cosas. Y, a pesar de mi balcón marsellés, no te vi al otro lado del mar.

Tant pis! Plossu me lo perdona todo.

7 comments:

tonineta said...

t'he trobat

Neus said...

ja li he dit
els dos som molt guays =)
y vos también!


salutacions des del cmu de l'adriàtic!

tonineta said...

doncs no m'enrecordava de quin era el teu i faig ficar al google ferran blog
i mira vaig arribar-hi
:)

BORJA F. CAAMAÑO said...

Interesante, internacional, cosmopolita,... vestigios de los beat -aunque no tengo muy claro si eres consciente de ello- y curiosos retazos de un En el Camino versión postmoderna...

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado.

BORJA F. CAAMAÑO said...

¿En serio dió una charla por ahí mi compatriota Fdez. Mallo? ¿Has leído su blog-book Nocilla? ¿Qué opinión te merece?

Un fuerte abrazo nuevamente.

toni bascoy said...

Hola:
He llegado hasta aquí vía Borja y está interesante lo que te has montado. Suena real. Un saludo!

toni bascoy said...

Suena real... sí, supongo que debería explicarme mejor. Veamos: independientemente de la calidad de lo que uno lee (tampoco me siento capacitado para juzgar eso), hay veces que uno siente una pátina, una fina película entre lo que está leyendo y la realidad. Cierta impostura del escritor. Puede que lo que escriba sea autobiográfico, pero en cualquier caso, no parece real. Quizás sólo es una cuestión de estilo, de no encontrar la voz acertada, la palabra justa. No sé. Pero a veces ocurre lo contrario, y aunque lo que escriba sea ciencia ficción es real, porque cada palabra es cierta y no hay nada entre el escritor y el texto. Ambos son lo mismo.
Lo que leo en ti, me parece real. No sé si es un alago o no, pero para mi es importante. A estas alturas ya estoy cansado de mentiras.
Un abrazo muy grande y sigue con lo tuyo.