Wednesday, November 28

Marcos no tiene frío.


Marcos nunca tiene frío. Ni siquiera cuando estamos a temperaturas que rozan el cero centígrado. Ni con vientos huracanados en Volendam, ni con los calcetines empapados. Sólo tiene frío cuando se olvida de coger el bus porque le apetece andar por Palma sin percartarse de que llueve y cuando me tiene que esperar porque llego tarde.

Creo que, por todo lo dicho, y, a menos que no cojas un paraguas o que yo llegue tarde, no pasarás frío en Copenhague.

3 comments:

Paz said...

siempre he querido ir a Copenhague... esa absurda obsesión por Escandinavia, ya sabes ;)

distante.espejo said...

marcos es estupendo, aunque tenga esas cosas de mojarse por las buenas.

Aliena said...

¿repites entrada?
¿cuando te vas?

aquí nunca hace frío, porque por las mañanas siempre hace sol y es tan fuerte que te despierta y por un instante te hace sentirte en casa, o en Noruega donde el sol nunca caía...